#RegenerarAdministracion: por una Administración Pública al servicio de la ciudadanía

Las personas que trabajamos para el sector público tenemos el deber moral y profesional de superar o salir del entorno de desidia en el que nos vemos a menudo envueltas por el contexto político y por estilos de gestión obsoletos para apoyar una iniciativa fundamental: #RegenerarAdministracion. La Administración Pública es uno de los pilares básicos de un Estado Social. Solo con unas Administraciones abiertas y participativas, podremos lograr unas instituciones políticas y económicas de carácter inclusivo. Lo contrario, es lo que vemos cada día en los periódicos de este país.

Desde este blog, siguiendo los pasos de otros colegas, quiero pedirte que apoyes la iniciativa para #RegenerarAdministracion, suscribiendo a través de Change.org  y difundiendo este manifiesto propuesto por un conjunto amplio y diverso de profesionales de la administración pública.

Sigue leyendo

Anuncios

se buscan funcionarios emprendedores

Creo que todos somos conscientes de que la imagen de la Administración Pública, y especialmente de los Funcionarios, está por los suelos. Algunos políticos y medios de comunicación se han encargado en el último año de desprestigiar aún más si cabe la labor del sector público. Pero el punto de partida no era tampoco muy bueno. La cultura burocrática e inmovilista propia de la Administración  ya contaba con el rechazo de la ciudadanía. Sigue leyendo

Manifiesto por una Red Neutral (#redneutral)

Imagínate que un día, de buenas a primeras, se privatizan las vías de comunicación. Imagínate que en un contexto de crisis económica y una fiebre liberal, con un interés inusitado por atacar al sector público, deciden que las Administraciones Públicas no pueden seguir costeando el mantenimiento y construcción de nuevas carreteras, ¿qué pasaría? Te recomiendo que leas este artículo sobre la necesidad de la neutralidad de las carreteras.

Ahora imagínate que es la infraestructura de la red de redes la que comienza a verse amenazada por los intereses económicos privados. Asusta, ¿no? Por eso yo apoyo el Manifiesto por una Red Neutral.

(Si te sientes cómodo y representado por este texto, dale toda la difusión que puedas y quieras: reprodúcelo, enlázalo, tradúcelo, compártelo, vótalo… todas esas cosas que puedes hacer con total tranquilidad y libertad gracias, precisamente, al hecho de que tenemos todavía una red neutral. Hagamos posible el seguir teniéndola. Si lo mencionas en tu cuenta de Twitter o Facebook, usa el hashtag #redneutral)

Los ciudadanos y las empresas usuarias de Internet adheridas a este texto MANIFESTAMOS:

  1. Sigue leyendo

Salud 2.0 Líneas para una Sanidad Participativa

Yo apoyo el Manifiesto Salud 2.0 Líneas para una Sanidad Participativa.

32 años desde Alma-Ata

De la comunidad que se reunió por primera vez en septiembre 2010 con las primeras dos conferencias sobre Salud 2.0 en Sevilla y Granada, y que se ha vuelto a reunir en el reciente encuentro Salud 2.0 en Abla (Almería) a finales de 2010, surge la iniciativa #salud20Andalucia.

Pero #salud20andalucia se ha convertido en mucho más que en una etiqueta de una aplicación de éxito (Twitter®), #salud20andalucia es el germen visionario de un grupo abierto, colaborativo y entusiasta, donde cada uno aporta su visión como ciudadano y profesional y donde las aportaciones no están limitadas a Andalucía sino que se abren a la comunidad global, con participaciones tanto nacionales como internacionales.

Del ideario colectivo surge este manifiesto.

Los integrantes de este grupo estamos convencidos de que es necesario avanzar hacia un nuevo modelo sociosanitario más sostenible, participativo y democrático, en el que las relaciones entre la ciudadanía, los profesionales y las organizaciones sean necesaria y oportunamente rediseñadas para lograr una sanidad más accesible y cercana.

Pensamos que el concepto Salud 2.0 debe entenderse como un cambio en la cultura organizacional sustentado en una concepción horizontal y colaborativa, frente a la vision tradicional piramidal y jerarquizada.

Las instituciones sanitarias pueden y deben aprovechar el potencial de cambio de este nuevo modelo de salud 2.0 para lo que podrán contar con los profesionales que ya han dado pasos en este sentido.

Sobre estas ideas se redactan estas líneas de trabajo que se convierten así en nuestra propuesta para empezar la renovación de la sanidad siguiendo el modelo que surge de la Web 2.0.

Sigue leyendo

!sí a Bolonia?

Algunas opiniones sobre el plan de Bolonia

Bolonia está en boca de toda la comunidad universitaria, de los medios de comunicación y de todo el mundo. Cualquier asunto relacionado con cambios en la universidad se vincula al llamado Proceso de Bolonia. Bolonia es el escudo perfecto para motivar cambios y justificar protestas. Tan es así que en unas jornadas en las que tuve oportunidad de participar hace un par de semanas, a las que asistía Felipe Pétriz, Director General de Universidades, dijo irónicamente que no sería de extrañar que los habitantes de Bolonia terminaran manifestándose por el uso inapropiado del nombre de su ciudad.

El Proceso de Bolonia, o lo que unos y otros entienden por tal, tiene defensores y detractores. Si yo debiera decantarme por una u otra postura, sin duda me sentaría junto a los primeros. Pero como casi todo en la vida, las cosas no son sólo blancas o negras; en las tonalidades grises es donde muchos nos encontramos más cómodos.

El inicio del Proceso de Bolonia se remonta a diez años atrás, pero es ahora, en su culminación, cuando se están implantando los cambios derivados de la normativa aprobada durante los años transcurridos, cuando más se está hablando del tema. Y se habla mucho tanto dentro como fuera de la universidad. Una de las cosas que más me gustan de la institución en la que trabajo es la existencia de un canal (una simple lista de distribución) para difundir y debatir abiertamente los temas que a los miembros de la comunidad universitaria le venga en gana. A través de este canal, un compañero tuvo la ocurrencia el otro día de difundir un artículo de Enric Renau, Editor de educaweb.com, titulado ¡Sí a Bolonia!, que recomiendo leer. En él dice:

Es normal, por lo tanto, que la sociedad considere que la Universidad tiene que devolverle su esfuerzo en el presente con una buena formación de las nuevas generaciones, que las haga más cultas, más competitivas y más innovadoras. La sociedad con su voto y sus impuestos, piensa que la Universidad tiene que formar buenos científicos y profesionales homologables a nivel internacional.

Con ello, mi compañero sin pretenderlo, abrió un debate en el que profesores de una y otra postura han expresado abiertamente su opinión. Algunos de los aspectos en los que más se incide son:

¿Sociedad = Mercado = Empresas?

¿Debe la Universidad adecuar sus enseñanzas a las necesidades actuales de las empresas?, ¿cómo se sabe que las necesidades actuales serán las del futuro?

¿Es incompatible un espíritu crítico con el mercado?

¿Se solaparía la Universidad con la Formación Profesional al acercarse a las empresas?

¿Debe un titulado univeristario caracterizarse por tener amplitud de miras, espíritu crítico y unos conocimientos básicos muy sólidos que le permitiran aprender cualquier trabajo que
esté en el entorno de sus conocimientos y es labor del empresario facilitar que sus empleados aprendan las tareas concretas para las que los necesita?

Y Enric Renau continua enriqueciendo el debate con su ¡Si a Bolinia! (y 2). Plantea ahora la supuesta privatización del sistema universitario.

Otra de las críticas que se trasladan a las consecuencias de seguir el Proceso de Bolonia es que conllevará la privatización de la universidad. […]

En España, ni los estudiantes ni los docentes de los estudios que funcionan tendrán que sufrir, para nada, en el proceso de adaptación que ya está en marcha. Al contrario, saldrán beneficiados porque sus estudios y sus competencias profesionales serán homologables. Los centros -públicos o privados- que no hayan hecho los deberes sí que lo pasarán mal, es cierto. Pero no por Bolonia, sino por su incapacidad de dar respuesta a la sociedad que los ha impulsado.

Foto: luipermom en Flickr