De la indiferencia y la indignación, al compromiso (I)

El otro día presentaba por aquí la iniciativa OpenGov en la que he estado trabajando últimamente: un modelo participativo para la elaboración y seguimiento del Plan Estratégico de la Universidad Pablo de Olavide.

Para analizar el propósito de la iniciativa, cuando me propusieron colaborar en el diseño de la plataforma participativa, me inspiré en tres aspectos:

Empiezo hoy a desgranar el primero. Sigue leyendo

Plan Estratégico 2.0 en la Universidad Pablo de Olavide

La Universidad Pablo de Olavide presentó ayer la plataforma de participación en la elaboración del Plan Estratégico 2014-2016 en la que he estado trabajando durante las últimas semanas. Se trata de la primera iniciativa de Gobierno Abierto en la línea de apertura de procesos que ponemos en marcha y con la que, si no me equivoco, la UPO es pionera.

El propósito de la iniciativa es elaborar de forma colaborativa el Plan Estratégico que debe guiar la acción de gobierno de la Universidad durante los próximos años. Pero va aún más allá, pues pretende ser el punto de partida para establecer un mecanismo de seguimiento de las acciones planificadas.

Sigue leyendo

propuesta al Pacto por Andalucía: inversión en innovación y habilidades digitales

La Junta de Andalucía ha puesto en marcha una plataforma web para recoger propuestas de la ciudadanía en cada uno de los ámbitos en los que se estructura el Pacto por Andalucía. Somos muchos los que llevamos tiempo pidiendo este tipo de iniciativas. Así que, ¡participa! Sigue leyendo

co-gobernar mediante la participación

Lego PeopleEn una entrada anterior comentaba que la participación es uno de los tres pilares básicos del Gobierno Abierto. Parece haber cierto consenso en considerar que una ciudadanía que cuente con la información suficiente, garantizada por el principio de transparencia, estará en disposición de participar activamente en los asuntos públicos.

Sin embargo, con demasiada frecuencia se olvida la participación interna. Fomentar la participación de los profesionales públicos debería ser el primer paso hacia una Administración más abierta. De otra forma, ¿tendría lógica una estrategia que busque promover la participación ciudadana si no se escucha a los propios profesionales que deben propiciarla con su trabajo? Sigue leyendo

Enlace

Te recomiendo la lectura de este artículo de Paco Prieto: ¿Cómo fomentar la participación?

Yo añadiría (o especificaría), en los retos que señala, además de involucrar a los menores, involucrar a los jóvenes.
Creo que las Universidades tienen mucho que decir (y hacer) en su labor social desde el mismo periodo de formación de nuestros universitarios. Las Universidades Públicas son un tipo de institución que, desde mi punto de vista, tienen unas características idóneas para experimentar, haciendo de laboratorio, el Gobierno Abierto.
En ellas, por ejemplo, no hay brecha digital y si conseguimos “educar” a nuestros jóvenes a participar en los asuntos que les interesan dentro de su Universidad, ¿no exigirán hacer lo mismo en su ciudad, comunidad o nación?

¿pueden la web 2.0 y la productividad personal mejorar nuestras Administraciones?

Pensaba el otro día sobre el sentido de este blog. ¿Para qué quiero mantenerlo? ¿Qué me proporciona? Todo un ejercicio de reflexión y enfoque. Sigue leyendo

10 beneficios del Gobierno Abierto + 1 bonus

Destacado

Resumen de los Beneficios del Gobierno Abierto incluido en el Anexo del texto de la ponencia a la que dedicaba el post anterior: Open Government y Gobernanza Colaborativa de  Alvaro V. Ramírez-Alujas (redmatriz); adaptación a partir de ORSI (2011). Open Government. 10 ideas para hacer tu ayuntamiento abierto. Observatorio Regional de la Sociedad de la Información de Castilla y León (ORSI), España. (pdf)

Sigue leyendo

luces y sombras en la estrategia pública: la experiencia de las universidades públicas andaluzas

Lámpara
Si hay algo en lo que parece que estamos de acuerdo toda la sociedad es que las Administraciones Públicas necesitan evolucionar. El modelo burocrático, como dice Óscar Cortés en su artículo “10 consejos para el éxito de una estrategia pública“, no ha logrado resolver su principal carencia:

el que un excesivo enfoque en las formas -procedimientos- acabe desplazando al verdadero fondo -problema social a resolver-

Esta realidad no es nueva. Hace ya algunos años que se viene observando la necesidad de un enfoque más estratégico. De hecho a todos nos sonará haber oído hablar de Planes Estratégicos en alguna que otra Administración; ¿moda o convicción real de la necesidad de cambiar de enfoque? Tengo mis dudas, porque ahí empiezan las “sombras”: diseñar y aprobar un Plan Estratégico no es cambiar de enfoque. El cambio real vendrá cuando la estrategia que marque el Plan se incardine en la organización. Cuando todos sus miembros actúen en el sentido marcado por los objetivos fijados. Pero claro, esto no es fácil. Como señala Óscar, el cambio debe ser bien gestionado.

Este cambio de enfoque viene pretendiéndose desde hace ya algunos años en las Universidades Públicas Andaluzas. No con todo el éxito que cabría, aunque de forma silenciosa, casi sin darnos cuenta, algo se está consiguiendo avanzar.

Sigue leyendo

se buscan funcionarios emprendedores

Creo que todos somos conscientes de que la imagen de la Administración Pública, y especialmente de los Funcionarios, está por los suelos. Algunos políticos y medios de comunicación se han encargado en el último año de desprestigiar aún más si cabe la labor del sector público. Pero el punto de partida no era tampoco muy bueno. La cultura burocrática e inmovilista propia de la Administración  ya contaba con el rechazo de la ciudadanía. Sigue leyendo

Salud 2.0 Líneas para una Sanidad Participativa

Yo apoyo el Manifiesto Salud 2.0 Líneas para una Sanidad Participativa.

32 años desde Alma-Ata

De la comunidad que se reunió por primera vez en septiembre 2010 con las primeras dos conferencias sobre Salud 2.0 en Sevilla y Granada, y que se ha vuelto a reunir en el reciente encuentro Salud 2.0 en Abla (Almería) a finales de 2010, surge la iniciativa #salud20Andalucia.

Pero #salud20andalucia se ha convertido en mucho más que en una etiqueta de una aplicación de éxito (Twitter®), #salud20andalucia es el germen visionario de un grupo abierto, colaborativo y entusiasta, donde cada uno aporta su visión como ciudadano y profesional y donde las aportaciones no están limitadas a Andalucía sino que se abren a la comunidad global, con participaciones tanto nacionales como internacionales.

Del ideario colectivo surge este manifiesto.

Los integrantes de este grupo estamos convencidos de que es necesario avanzar hacia un nuevo modelo sociosanitario más sostenible, participativo y democrático, en el que las relaciones entre la ciudadanía, los profesionales y las organizaciones sean necesaria y oportunamente rediseñadas para lograr una sanidad más accesible y cercana.

Pensamos que el concepto Salud 2.0 debe entenderse como un cambio en la cultura organizacional sustentado en una concepción horizontal y colaborativa, frente a la vision tradicional piramidal y jerarquizada.

Las instituciones sanitarias pueden y deben aprovechar el potencial de cambio de este nuevo modelo de salud 2.0 para lo que podrán contar con los profesionales que ya han dado pasos en este sentido.

Sobre estas ideas se redactan estas líneas de trabajo que se convierten así en nuestra propuesta para empezar la renovación de la sanidad siguiendo el modelo que surge de la Web 2.0.

Sigue leyendo

¿da miedo la participación?

Ahora todo es participativo; a los responsables políticos y académicos, en el caso de la Universidad, se les llena la boca con este término. La definición de la estrategia para el futuro de la Universidad es participativa (Estrategia Universidad 2015), los planes estratégicos se elaboran de forma participativa, las reestructuraciones se deciden de forma participativa… Pero, ¿realmente es así?

Como ya he dicho en alguna ocasión por aquí, uno de los aspectos que más valoro de la entidad pública para la que trabajo, es la existencia de una canal interno de comunicación abierto a toda la comunidad universitaria. Se trata de una simple lista de distribución a través de la cual quienes trabajamos o estudiamos en la Universidad podemos expresar nuestra opinión abiertamente. Últimamente es frecuente su uso para informar sobre encuentros anti-Bolonia o expresar y debatir sobre la postura de cada uno respecto al proceso de convergencia al Espacio Europeo de Educación Superior.

Pero a lo que iba. ¿Podría considerarse la existencia de estos canales de comunicación instrumentos participativos? Creo que, de manera deliberada, se confunde la libertad de expresión con la participación. Me explico: supongamos que soy el responsable de elaborar un plan que guíe el desarrollo futuro de la Universidad. ¡Oh! Esto es importante, esto afecta a un montón de gente. Como no les guste lo que planteo, se me echan encima. ¿Qué hago? ¡Claro, el Plan tiene que ser participativo! Elaboro el documento, lo difundo y pido que me hagan llegar las sugerencias (pero, ¡ojo! que el que sabe lo que se tiene que hacer soy yo… a saber las barbaridades que van a proponer). Ea, pues que me manden por correo electrónico las sugerencias y… ya veré lo que hago con ellas. No, mejor lo vamos a hacer más moderno: voy a abrir un blog y que me dejen las sugerencias en los comentarios. Resultado: EL PLAN HA SIDO ELABORADO PARTICIPATIVAMENTE.

¿Es esto participativo? ¿No se está usando la participación para legitimizar lo que ya estaba decidido? El otro día participé en una reunión en la que esto quedó patente.

¿Tanto miedo da la elaboración participativa? Si de verdad se quiere implicar a quienes deben desarrollar lo establecido en un Plan, ¿no sería mejor que éste fuese elaborado contando con la opinión de todos?, ¿no podría elaborarse de forma colaborativa?, ¿no se conseguiría así una verdadera participación? Las nuevas tecnologías nos ofrecen multitud de herramientas que podrían facilitar esta forma de trabajar (wikis, gestores documentales, blogs…).

¿Acaso los miembros de la organización, o la misma sociedad, no es lo suficientemente madura para opinar sobre su futuro?

Creo que si de verdad se quiere emplear la participación en las decisiones estratégicas, como medio para facilitar la interiorización e implicación en su desarrollo, debe contarse con las personas al inicio y no al final del proceso. Mi propuesta: primero, realizar un brainstorming abierto sobre objetivos deseables, empleando bien un wiki o mejor una plataforma que permita votar las propuestas; después, el equipo encargado de elaborar el Plan, desarrollará los objetivos/líneas mediante el wiki, de manera visible y abierta a discusión.