cambio de enfoque vs. abandonar

Las cuatro formas mas usuales de abandonar un blog

Por Mauro Entrialgo en Plétora de piñatas.

Lo reconozco: he fracasado. Así es como me siento. Me propuse mantener un blog con el que pretendía participar en el debate de la blogesfera pública, centrando el interés en la universidad pública y la apertura de su modelo de gestión. Pero he fracasado. A la hora de la verdad no me he sentido lo suficientemente confiado como para introducir temas que pudieran enriquecer el debate.

Tengo que reconocer que el trabajo diario del puesto que ocupo (y que fue el origen de proponerme escribir este blog) me desborda. No consigo gestionar mi tiempo para plasmar mis ideas (y yo que presumía de ello!!). Para colmo las propuestas que ya tenía, y que comencé a publicar en las entradas anteriores, quedan aparcadas por el desbordamiento provocado por la cultura de la urgencia en la que se encuentra instalada la institución para la que trabajo. Urgencias que distorsionan la importancia. Todo esto me ha hecho plantearme abandonar la idea del blog, cuando todavía no había iniciado siquiera el despegue.

Pero, ¿y si en lugar de abandonar probara a cambiar el enfoque?, ¿y si en lugar de plantear propuestas sobre Gestión Universitaria 2.0 me limitara a divagar sobre mis inquietudes y los problemas del día a día de mi trabajo?; quizás funcione. Voy a probar. Este es el motivo por el que he cambiado el título del blog, tomando prestada de alorza su expresión funkziona web!! (que podría ser sinónimo de funcionario  hacker  o funcionario 2.0), y que paso ahora a denominar funkziona universidad!!

Viñetas tomadas de cinefilo en Flickr

mal comienzo

Este blog lo inauguré hace algo más de un mes y medio. En este tiempo sólo he sido capaz de escribir siete entradas, habiendo transcurrido ya veinte días desde que publiqué la última. Y no es que me falten ganas de escribir, es que no he sido capaz de gestionar el tiempo correctamente.

No es excusa, pero las circunstancias me han podido. Laboralmente, la gestión de la garantía de calidad ha acaparado toda mi atención; precisamente a ella dedicaba el último post que fui capaz de publicar. Planteaba allí, como segundo objetivo a cumplir en dicha línea estratégica:

Incrementar el número de acreditaciones externas en los programas formativos ya implantados y asegurar la acreditación de las nuevas propuestas, de acuerdo con el procedimiento y los criterios establecidos en el programa VERIFICA de la ANECA.

Y es que, como saben quienes andan enfrascados en títulos oficiales de postgrado, a finales del pasado mes de noviembre ANECA abrió, dentro del programa VERIFICA, un procedimiento abreviado para la verificación de los títulos de Máster (pdf) con objeto de adecuar los que actualmente están en funcionamiento a la nueva estructura de las enseñanzas y títulos universitarios españoles en consonancia con los objetivos establecidos para la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). El plazo para presentar las solicitudes por este procedimiento abreviado finalizaba el 31 de diciembre, por lo cual el ritmo de trabajo para preparar toda la documentación necesaria ha sido frenético. En otra ocasión dedicaré un post a la desconexión de los nuevos proyectos y las decisiones políticas; y es que el trabajo realizado no ha tenido reflejo inmediato en este proceso. Pero esa es otra historia.

Otra de las cuestiones que ha estado acaparando últimamente mi atención ha sido la tercera línea estratégica de la propuesta organizativa que presentaba en este blog, a la que asignaba la etiqueta de “gestión ágil“; a ella precisamente tengo previsto dedicar la próxima entrada. De igual forma, las actividades propias de la cuarta línea, “transparencia“, han ocupado parte de mi tiempo. No en vano, como comentaba en el blog de Antonio Arias, cada vez más en las Administraciones se va afianzando una cultura de resultados, en la que se hace necesario y deseable definir y planificar la medición de indicadores.

No voy a ocultar que también me ha podido un poco el desánimo. Creo que es comprensible que cuando se realiza una propuesta, y ésta es aprobada, su autor tiene la ilusión de poder llevarla a cabo en los términos planteados. Sin embargo, algo a lo que no me termino de acostumbrar es a que en la Administración las deciones están supeditadas a la política. Pero como antes decía, esa es otra historia. Voy tomando conciencia de que es necesario planificar, como punto inicial del PDCA, pero como decía alorza, en la D está la diversión; habrá que ir pasando de la PDCA a la pDCA.

El próximo año 2009 sin duda nos traerá nuevos proyectos. Soy optimista, y creo que en ellos cada vez más se iran plasmando valores 2.0. Esperemos que el año 2009 traiga consigo evolución en todos los sentidos; también, como es objeto de este blog, en la gestión universitaria. Sí, es verdad, corren malos tiempos para la lírica, pero quizás con más razón aún sea el momento de idear cómo hacer más con lo mismo. Quizás sea el momento de demostrar el valor de las ideas o, mejor aún, de poner las ideas en valor. Quizás sea el momento más proclime para aunar esfuerzos, para introducir modelos colaborativos, modelos abiertos.

Voy a unirme a esta moda de realizar previsiones para el 2009. En el año entrante, como dice César Calderón:

El “Open-Government” comenzará a llegar tímidamente a la administración pública, que comenzará a experimentar con plataformas en las que los ciudadanos pasen de ser meros receptores de información a emisores activos.

Traducido esto al ámbito de la gestión universitaria, creo que durante el próximo año:

  • Todas las Universidades ofrecerán, entre sus servicios informáticos, la posibilidad de crear blogs y wikis.
  • Buena parte de los responsables académicos abrirán un blog. Algunos de ellos llegarán a convertirse en verdaderos canales de escucha activa y conversación con los estudiantes, profesores, gestores y la sociedad en general.
  • La casi totalidad de las Universidades se adherirán al OpenCourseWare para facilitar acceso libre, sencillo y coherente a materiales de cursos y asignaturas.
  • Se instrumentarán medios para convertir los contactos puntuales entre Universidades en herramientas colaborativas enfocadas a aunar esfuerzos (p.ej., wikis). Inicialmente se palpará su conveniencia en los nuevos proyectos derivados de la convergencia al EEES (p.ej., programa VERIFICA).
  • Algunos servicios universitarios comenzarán a experimentar con medios de comunicación asíncrona y abierta (p.ej. micro-blogging) como canal adicional de información; se sustituirán o complementarán algunos FAQs (Frequently Asked Questions) por SAQs (Short Asked Questions); por qué no me iba a inventar yo un “bonito palabro”.
  • Los portales web de un buen número de universidades incluirán, en lugar del típico canal “noticias”, un blog editado por personas vinculadas a los centros, departamentos o servicios correspondientes; un blog no institucional, sino de las personas que trabajan para la institución.
  • La oferta de servicios disponibles a través de la administración electrónica será una realidad. El uso de estos servicios comenzará a generalizarse a final de año, de forma que se pase de la excepcionalidad a una opción elegida por, al menos, uno de cada cinco usuarios.

Sí, lo sé, soy muy optimista; ya lo advertía antes.

nace gestión universitaria 2.0

Hace unos días, a través de un comentario en Administraciones en Red, anunciaba mi intención de iniciar un blog en el que iría desgranando las ideas principales de un proyecto que recientemente he elaborado para una universidad pública. Decía entonces que esto sucedería si el proyecto llegaba a buen puerto. Pues bien, la luz verde se ha encendido; espero que el color no cambie a ámbar a las primeras de cambio. Quienes trabajamos para la Administración sabemos que el hecho de aprobarse una propuesta no significa que ésta vaya a llevarse a cabo en los términos exactos en los que se ha planificado.

Este blog nace con objeto de recoger ideas y reflexiones sobre la gestión y administración de la universidad pública, enfocadas a la búsqueda de vías para su evolución a modelos de open government. Y es que, en mi opinión, toda Administración Pública debería tender a abrirse. Debería tender, no sólo a escuchar a la comunidad, sino a propiciar su participación en la toma de decisiones. Sobre este tema, llevan tiempo hablando, entre otros, alorza, Iñaki, Javier Llinares, ocortes y Carlos Guadian. Desde hace ya algún tiempo vengo siguiéndolos y ahora doy el paso para unirme a la blogesfera pública.

Sé que puede parecer pretencioso iniciar un blog con la esperanza de que pueda convertirse en un foro de discusión. Sé que lo normal habría sido crear un blog personal, en el que podría hablar, si es lo que me interesa, sobre la Gestión Universitaria y su evolución a modelos 2.0. Pero es que, de momento, es únicamente sobre este tema sobre el que tengo especial interés en hablar y, sobre todo, escuchar. De ahí que, como digo en la presentación del blog, invite a participar a quién, como yo, tenga interés en este tema. Sería fabuloso poder compartir esta herramienta con otros gestores de universidad. Pero caben aquí profesores, investigadores, estudiantes, padres y madres, empleadores, así como cualquier otro miembro de la sociedad. Todos, de una u otra manera, se ven afectados por los servicios de la universidad.

El proyecto al que antes hacía referencia consiste en un plan de actuación para evolucionar el modelo de gestión de un centro universitario hacia la open government. Pero, como decía, habrá que ir desgranándolo poco a poco. Intentaré para ello ir publicando entradas con cierta periodicidad. No me puedo comprometer a postear con la frecuencia que me gustaría; las circunstancias no lo permiten. Prefiero empezar despacio que asfixiarme en el intento. Soy nuevo en esto, pero afronto el reto con ilusión. Espero no defraudar(me).