¿pueden la web 2.0 y la productividad personal mejorar nuestras Administraciones?

Pensaba el otro día sobre el sentido de este blog. ¿Para qué quiero mantenerlo? ¿Qué me proporciona? Todo un ejercicio de reflexión y enfoque. Ya contaba en un post anterior cuál es la función principal de este blog: es el cuaderno de bitácoras de mi aprendizaje. Quiero mantenerlo porque me gustaría de alguna forma reflexionar, aprender y, en cierta medida, contribuir a la mejora de la Administración. Soy un funcionario con vocación de servicio público. Soy un servidor público (public servant, como dicen nuestros vecinos anglosajones). De hecho creo que esta expresión refleja mucho mejor nuestra función; y de paso evita las connotaciones negativas que quieren dar a la palabra “funcionario”

La mejora de la Administración puede pretenderse de muchas formas (¡hay tanto que mejorar!). Pero yo quiero mantener el foco de este blog en mi aprendizaje sobre cómo podría mejorarse la gestión pública mediante la utilización de herramientas de la web 2.0 y la mejora de la productividad personal de cada uno de los miembros de la organización.

Las Administraciones Públicas llevan ya mucho tiempo necesitando un cambio de paradigma organizativo. No podemos seguir ofreciendo unos servicios públicos satisfactorios a ciudadanos del siglo XXI con una organización del siglo XIX. Actualmente buena parte de los esfuerzos de la Administración se centran en el eGovernment (electronic government, eGov), o Administración electrónica. Se intenta acercar la ventanilla de la Administración a la pantalla del ordenador del ciudadano; más de lo mismo pero a través de Internet. Pero por fin, cada vez más se escucha hablar sobre el oGovernment (open government, oGov), o Administración abierta. Quizás sea sólo por el efecto de las elecciones, pero en cualquier caso ya es algo, y paso a paso va calando la idea entre nuestros políticos (al menos eso quiero creer). Pero no tiremos las campanas al vuelo. Buena parte de las referencias que desde nuestras Administraciones se hace al oGov se centran en la apertura de datos (open data) y la escucha activa de la Administración (principalmente a través de las redes sociales). Se olvida quizás una de las tres patas principales del oGov: la colaboración, para centrarnos sólo en la transparencia (que falta hace) y la participación (que no puede quedar como casos meramente anecdóticos).

Por ello, como comenta Virginio Gallardo en su post  “Hacia una administración 2.0. de las personas: del #egov y #ogov al #pgov” de Supervivencia Directiva, la verdadera evolución de las Administraciones Públicas está en “cambiar la cultura de estas organizaciones y los sistemas de gestión que den más protagonismo a la iniciativa de las personas”. Para que la transparencia, la participación y la colaboración sean reales debemos devolver el poder a las personas. Las personas son las que pueden utilizar la información y los datos públicos ofrecidos. Las personas son las que participan en los asuntos públicos. Y lo que es más importante, las personas son las que pueden colaborar para co-crear servicios públicos. Es necesario, por tanto, que tanto las personas de la propia organización, como las personas que conforman los grupos de interés en los asuntos públicos (toda la ciudadanía), puedan interactuar. Es necesario pasar a un modelo de Administración centrado en las personas: el pGovernment (people government, pGov), como lo bautiza Virginio.

La administración 2.0. necesita un paso más que la administración electrónica (#egov) y un paso más que la transparencia y el diálogo (#ogov), necesita de un nuevo tipo de cultura innovadora, donde las personas tienen un rol central.

La colaboración real parte de las personas. No depende de herramientas tecnológicas; aunque éstas faciliten su materialización. El cambio principal para innovar en la Administración se basa en la capacidad de colaborar entre las personas de la organización. Y no sólo dentro de la organización, sino con la ciudadanía en general. Pero este cambio, como decía, antes que tecnológico, es un cambio cultural. Es un cambio radical en la mentalidad de nuestros responsables públicos.

Estoy convencido de que ese cambio cultural llegará. Y los servidores públicos, desde dentro, debemos contribuir a que llegue. Debemos hackear nuestras Administraciones. Debemos contagiar a nuestros compañeros estos ideales.

Pero no sólo de ideales se vive. Debemos estar preparados para demostrar que se puede colaborar. Y aquí es cuando entran en escena las herramientas tecnológicas. ¿Están los funcionarios preparados para utilizar herramientas colaborativas? Si esperamos a que además del cambio cultural necesario, nuestros responsables públicos asuman que se debe formar a las personas en el uso de estas herramientas, “vamos habiaos”. Quienes ya andamos por aquí, debemos contribuir compartiendo nuestro aprendizaje sobre el uso de herramientas de la web 2.0.

Trabajar en un entorno tan líquido como el dibujado por el oGov requiere tener capacidad de escuchar, de ofrecer información continua, de trabajar en red en múltiples frentes. Requiere organizarse para no descuidar el servicio que realmente se presta. Requiere ser productivo. Y precisamente la productividad no es el aspecto más característico de nuestras Administraciones.

Berto Pena manifestaba el otro día en ThinkWasabi su entusiasmo por haber dedicado estos últimos años a “contagiar el virus de la productividad”, porque “La Productividad Personal cambia a las empresas”. Está ayudando a cambiar y mejorar la forma de trabajar mediante la productividad personal. Estoy convencido de que la suma de la mejora de la productividad personal de los miembros proporciona una mejora aún mayor en la productividad general de la organización.

Yo hace tiempo que descubrí los beneficios de mejorar mi productividad personal con el método GTD (Getting Things Done).  Y creo que los funcionarios podemos mejorar nuestra productividad con él. Desde hace ya algún tiempo, aunque de forma muy desordenada y esporádica, intento ir compartiendo mi aprendizaje sobre cómo mejorar mi productividad personal. Espero a partir de ahora ser más constante y ordenado.

Así pues, el foco de FunkziUni ya está puesto: compartir mi aprendizaje sobre cómo mejorar la gestión pública a través del uso de herramientas de la web 2.0 y cómo mejorar la productividad de cada uno de los miembros de la organización. Ahora falta el ingrediente más importante: la constancia.

Anuncios

3 pensamientos en “¿pueden la web 2.0 y la productividad personal mejorar nuestras Administraciones?

  1. Antes que nada, felicidades por el empeño.
    Para la constancia, existen herramientas tecnológicas que te guían sin que tengas que hacer nada. te guían y te miden. Alguna administración parece utilizar un programa que se llama WORKMETER. Lo leí en el diarioabierto.es. No se si esto puede ayudar.

    Me gusta

  2. Fundamentalmente comparto contigo tanto los objetivos como el método, aunque creo que entre la mejora de la productividad personal del funcionario y la existencia de una administración abierta a participaciones de los ciudadanos (y de los propios trabajadores) hay un salto cuantitativo demasiado importante.

    Para mí son ámbitos distintos (aunque todos ellos ayudan a dibujar la visión que debemos colocarnos en el horizonte para caminar hacia ella). Por un lado está la “gestión micro de la productividad” (la del funcionario en su ámbito más directo, manifiestamente mejorable), por otro lado está la “gestión macro de la productividad” (la de la administración en la que trabajamos, la de utilización y racionalización de recursos públicos), y por otro lado está la “administración participativa y abierta” (a la que debemos tender en el futuro pero por desgracia nos queda lejos aún).

    En la primera (en la “micro”) podemos actuar directamente e incluso realizar una labor didáctica entre compañeros. En las otras dos (la “macro” y el “ogov”) sólo podemos hacer apología de sus virtudes (que no es poco). En este momento me interesa acotar mis esfuerzos para dedicarme a la “micro”.

    Por último, también comparto contigo la finalidad de mi “bitácora de aprendizaje”; yo también quiero utilizarla para volcar reflexiones, dudas y experiencias; aunque como bien dices, requiere una dosis importante de dedicación y constancia. En ello estamos.

    Me gusta

    • Gracias Juanjo por tu comentario. Es cierto que hay un salto enorme entre los dos ámbitos de mejora que propongo. Pero en realidad mi objetivo en ambos casos se centra en lo “micro”. Aunque en el post hablo del oGov como paradigma al que tarde o temprano llegaremos, lo que yo desde mi humilde posición me planteo es contribuir en el aprendizaje del uso de herramientas de la web 2.0, compartiendo el mio. Sin duda el oGov requerirá de profesionales que se manejen en las nuevas herramientas. Desde este enfoque, la suma de la evolución “micro” de los profesionales en el uso de herramientas colaborativas conformará una evolución agregada a nivel “macro” que favorecerá el oGov. Es el mismo enfoque que le doy a la mejora de la productividad personal. La suma de la mejora individual daría como resultado una mejora sustancial de la productividad de toda la organización. Encantado de tenerte por aquí. Nos leemos! 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s