seis meses después…

Seis meses han pasado desde mi último post. Seis meses de inactividad por aquí. Seis meses de bajona energética. Seis meses en los que han pasado muchas cosas. Pero ha hecho falta que un puñetero dolor de espalda me deje aquí, sentendo delante del PC a las 5 de la mañana, sin poder tumbarme, para que retome el blog.

No sé bién qué ha pasado. Quizás sean las consecuencias de años de hiperactividad. Quizás el ir cumpliendo años. No sé. El caso es que en marzo mi cuerpo dejó de seguir los pasos de mi coco. Estaba demasiado cansado, hasta el punto de cansarse de estar cansado. Y me cansaba aún más pensando en lo cansado que estaba. ¡Qué cansancio! Si hasta me cansa contar lo cansado que estaba de estar cansado.

Resultado: revisión natural de los objetivos anuales, mirando a los 9.000 metros, pero desde tierra, que estaba mu cansao pa subir. ¿Y qué es lo primero que cayó?, ¿lo adivinas? ¡Claro que sí, el blog!

Las vacaciones han cumplido su cometido. He recargado bien las pilas, e incluso me planteaba reiniciar la actividad bloguera. Pero de nuevo la espalda, la jodida espalda, me quita las ganas de hacer cosas. Es irónico que sea la culpable de que esté aquí, desvariando, hablando de mis neuras a una pantalla en blanco que poco a poco va cubriéndose de algunos caracteres.

Pero bueno, a lo que iba. Seis meses después doy por reiniciada la actividad, vuelvo a activar el proyecto ‘FunkziUni’ en mi revisión semanal GTD. ¡Nos leemos!

Anuncios

4 pensamientos en “seis meses después…

  1. Bienvenido de nuevo, David, será un placer leerte.

    Por cierto, yo también atravieso de vez en cuando épocas de sequía. En mi caso no es que no tenga ganas, tiempo o ideas, sino que me cuesta trabajo desarrollar una idea interesante con suficiente calidad, consistencia y profundidad como para que me merezca la pena publicarla.

    ¿Perfeccionista?. Puede ser.

    Pero no soy el tipo de persona que publica “la columna semanal” como si eso fuese parte de mi sueldo. Prefiero reflexionar cuando hay que reflexionar y hablar cuando hay que hablar.

    En el blog de Francisco Alcaide he leido hoy una frase que lo ilustra bien:

    “Persigue a las mariposas y nunca las atraparás. Observa a las mariposas y vendrán hasta ti…”

    Me gusta

    • Gracias Félix. La verdad es que yo nunca he tenido mucha paciencia como para quedarme observando las mariposas. Quizás en demasiadas ocasiones me he quedado con la sensación de haber “metido la pata” por lanzarme a intentar atraparlas. Pero no me arrepiento de ello, aunque no voy a negar que a veces me gustaría poder ser más reflexivo.
      El blog intento que sea un reflejo mío. Me gustaría publicar sin pararme a perfeccionar. Preferiría dejar rienda suelta a mi diarrea mental. Pero aún no he conseguido vencer la tensión narrativa que señalaba Julen Iturbe. Al fin y al cabo, el blog es para mí un juguetito con el que divertirme 😉
      Un placer leerte!

      Me gusta

    • Gracias José Miguel. Es cierto que desde hace 8 meses hay un nuevo peque por casa (el tercero), pero no puedo culparlo de mi cansancio. El bicho es buenísimo y no me da mucho más que hacer. El cansancio ha sido más bien debido a un cúmulo de circunstancias (tensión arterial excesivamente baja, ritmo de trabajo, demasiadas actividades distintas -trabajo, estudios, familia…-, la caló Sevillana…) entre las que probablemente, ser padre de familia numerosa habrá contribuido, pero como una causa más.
      Por cierto, como te dije por Twitter: ¡suerte maestro en tu nueva faceta! Nos vemos en EBE 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s