la vida es un viaje

La Terminal

Gente que llega, gente que se va. Las estaciones son un hervidero de bienvenidas y despedidas. Lugar de encuentros. Alegría y tristeza, todo se
entremezcla.

La vida es como un viaje en tren. Tu viaje se inicia al nacer. Durante el trayecto coincidirás con muchos otros viajeros. Algunos te acompañarán durante buena parte de tu viaje. En cada parada en una estación suben y bajan pasajeros. Para unos pocos la próxima estación es su destino. El viaje termina para ellos. Otros subirán por vez primera en esa misma estación. Probablemente tú mismo llegues a tu destino antes que muchos otros de los que te acompañan. Llegará entonces el momento de bajar y dejar que los demás continuen disfrutando del trayecto. Todo viaje
tiene un inicio y un fin. Lo verdaderamente divertido del viaje es el propio viaje. Da igual el origen y el destino. Disfruta del
paisaje, de la compañía, conversa, ama, discute, comparte, emociónate. Sí, emociónate.

Llegamos a una nueva estación. Un nuevo viajero sube a mi vagón. La bienvenida no puede ser más emocionante. Felicidad plena. Objetivo: ser un buen guía para el viaje. Ser padre, ser tu padre, Manuel. No basta con que subas al tren. El viaje para ti empieza ahora.

Otro viajero deja paso. Se apea. Esta estación es su destino. Da igual que aún hubiese conversaciones pendientes. El viaje ha llegado al fin. El primer rugido de un nuevo Rey, se cruza con el último suspiro del Rey que dio su apellido. Confórmate con las últimas miradas esquivas. Consuélate con saber que buena parte de las palabras que debían decirse se dijeron sin hablar. Amargor. Las despedidas siempre son amargas. El viaje no fue todo lo agradable que debía. Pero no por ello es menos amarga la despedida. No viejo, no seré hipócrita. Hubo un tiempo en que incluso intenté odiarte. Fue entonces cuando pasaste de ser papá a ser el viejo. Pero realmente nunca pude dejar de estarte agradecido. Sin tí nunca habría podido subir a este tren. Y gracias a tí hoy soy quien soy. Lecciones aprendidas, unas por tu ejemplo, otras por tus errores. Quizás por ello nunca dejé de quererte.

Quiero creer que quienes bajan del tren, quienes llegan a su destino, aguardan en la estación hasta que sea el momento de coger un nuevo tren. Una nueva vida. Y quien sabe si en ese nuevo tren, en ese nuevo viaje, coincidan de nuevo antiguos pasajeros. Quiero creer que es posible que en una vida futura volvamos a coincidir. Estaría bien disfrutar de verdad un nuevo viaje. Estaría bien papá que pudiésemos ser buenos compañeros de viaje.

Pero ahora quiero disfrutar de este viaje. Aún queda [espero] mucho trayecto. Y la compañía es buena, muy buena, y más ahora con otro nuevo Rey.

Foto de Celeste en Flickr

Anuncios

Un pensamiento en “la vida es un viaje

  1. Que hermosa reflexión…, ciertamente debemos disfrutar el viaje, no pasar desapercibido. El éxito del viaje consiste en tener una buena relación con todos los pasajeros, ofrecer lo mejor de nosotros para dejar los mejores recuerdos cuando nos toque dejar el tren. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s