el open government es imparable!

El otro día leía en Administraciones en Red la reflexión de Alberto Ortiz sobre su intervención en la jornada “Política 2.0 & Open Government“, organizada por el PSE: El Gobierno Abierto camina.

esto ya no es cosa de cuatro frikis: las ideas que hemos balbuceado en la blogosfera desde hace cinco años han llegado al discurso político.

Así empezaba Alberto su post. Ilusionante, ¿no? Que las ideas sobre las que se ha venido hablando en la blogesfera lleguen a políticos de primer orden y las hagan suyas, ilusiona. Al menos a mí. Que un político asuma la necesidad de las iniciativas relacionadas con la transparencia, la participación y la colaboración, y la importancia del papel de la web 2.0 como vehículo, es ya un gran paso. Ahora falta que se vaya generalizando. Y sobre todo, que se vaya materializando en acciones concretas. Acciones como las que está llevando a cabo el Gobierno Vasco, que podrán estar teniendo mejor o peor acogida, que podrán ser criticables (como me consta que están siendo), pero no deja de ser una iniciativa pionera y una excelente buena práctica a seguir.

Ahora que tan de moda está el benchmarking en la Administración, ahora que se han quitado las connotaciones negativas al copiar un poquito de aquí y un poquito de allá… espero que pronto las otras Comunidades Autónomas, los Ayuntamientos, el Gobierno del Estado y las Universidades Públicas, sí también las Universidades Públicas, a “copiar” el modelo. Y quizás el hecho de que se esté dando difusión en este momento al caso de éxito del Gobierno abierto en el País Vasco, ahora que están próximas las elecciones en Ayuntamientos, en muchas Comunidades Autónomas y también en muchas Universidades Públicas, quizás digo, sea buen momento para que los candidatos a las elecciones tomen nota e incorporen iniciativas de este tipo en sus programas y proyectos de Gobierno.

Pero, te preguntarás por qué subrayo la necesidad de que surjan iniciativas de Open Government en las Universidades Públicas. Pues por dos motivos: primero, porque es mi entorno, es donde yo me muevo, en las entrañas de una Universidad Pública sumergida en los mares de la opacidad; y segundo, porque creo que las Universidades tienen una responsabilidad social enorme: la de formar a los futuros líderes de la sociedad. La Universidad tiene una función pedagógica sobre la participación en las sociedades democráticas. El alumnado elige a sus representantes y a quienes dirigen las Universidades mediante elecciones democráticas. Participan así en el devenir de la Universidad, a traves de representantes en los órganos de gobierno, pero no es suficiente. Falta participación, falta transparencia y falta colaboración; los tres principios sobre los que se configura un Gobierno Abierto. Si de verdad queremos conseguir Gobiernos Abiertos en nuestra sociedad: empecemos a echar un buen mortero en los cimientos. Empecemos a experimentar y a implantar iniciativas como las que está llevando a cabo el Gobierno Vasco de Patxi López en las Universidades Públicas.

Pero, claro, para ello hay que difundir primero las ideas sobre el concepto de Gobierno Abierto. Y es que me temo que todavía muy poca gente ha oído hablar de esto. Y para eso estamos los “Pepitos grillo“; toca difundir, toca contagiar. Javier Llinares se refería en 2007 a la idea de Open Government como el escenario que va a impulsar la transformación de la Administración Pública en los próximos años, dando la siguiente definición:

Open government (oGov): define la forma de relacionarse entre la Administración Pública y los ciudadanos, que se caracteriza por el establecimiento de canales de comunicación y contacto directo entre ellos.

Una oGov es aquella que entabla una constante conversación con los ciudadanos con el fin de oir lo que ellos dicen y solicitan, que toma decisiones basadas en sus necesidades y preferencias, que facilita la colaboración de los ciudadanos y funcionarios en el desarrollo de los servicios que presta y que comunica todo lo que decide y hace de forma abierta y transparente.

Reconozco que esta idea del Open Government fue lo que verdaderamente me enganchó a la blogesfera y, sobre todo, la relación entre open government y universidad. O mejor dicho, la situación de privilegio de las Universidades para experimentar y desarrollar el Open Government. Ya lo decía hace un par de años:

Para evolucionar a este nuevo paradigma es necesario, como dice Javier Llinares, un cambio cultural, un cambio en los procesos, así como en la organización y forma de relacionarse las Administraciones Públicas. Cambios éstos ante los que, en mi opinión, las Universidades Públicas se encuentran en una situación privilegiada. Y es que es difícil encontrar una Administración Pública en la que su tamaño posibilite más los cambios necesarios que en las Universidades; en la que el grado de participación y exigencia sea superior al de la comunidad universitaria; en la que la generalización de las TIC esté más extendido que en los campus universitarios.

En varias ocasiones he comentado mi admiración por Alberto e Iñaki, y su blog Administraciones en Red. Están abriendo camino. Primero, lo hicieron desde su blog, generando debate e ideas. De ellos saqué muchas de las ideas que desarrollé en la propuesta organizativa que presenté cuando me propuse asumir el puesto que ocupo; nada del otro mundo, un simple técnico en una Universidad Pública. Pero un puesto desde el que podía intentar impulsar, proponer y experimentar con proyectos que me ilusionan. Y es que asumiendo la responsabilidad de la Unidad Técnica del Centro de Estudios de Postgrado, asumía todo un batiburrillo de funciones en las que cabía de todo; incluidos proyectos 2.0… y en ello estamos!

Pero lo mejor es que, ahora, Iñaki y Alberto están consiguiendo desarrollar algunas de sus ideas en la Administración Vasca. Y con ello, como digo, están abriendo camino. Han encontrado el respaldo e impulso político necesario para llevar a cabo iniciativas para abrir la Administración, para desarrollar el Open Government. Ya no hay excusa. Están demostrando que es posible. Como Iñaki comenta en su blog, están despegando:

estamos intentando movilizar a muchos profesionales de la Administración pública y, también, a profesionales externos que colaboran con ella para involucrarles en un gran proceso de cambio organizativo. Y, además, estamos abriendo este proceso a todas las personas que puedan y quieran contribuir en la construcción de una Administración mejor.

Los responsables públicos están obligados a tomar conciencia de que la sociedad, la ciudadanía, exigirá pronto poder participar activamente en los asuntos públicos. Ya no hay excusas. Internet, y en especial las redes sociales, han abierto todo un universo de posibilidades para ejercer esa participación activa; y el coste tampoco es ya excusa. Pero es que además, si quienes están en el poder no asumen el liderazgo de estas iniciativa, lo asumirá la propia ciudadanía o incluso puede que la oposición. ¿Que no?, ¿no crees que poco a poco irán apareciendo políticos que “escuchen” a la ciudadanía? Te cuento una anecdota de hace un par de semanas:

El otro día estaba intentando pagar las tasas por los cursos de natación de mis hijas en la piscina municipal, trámite que llevaba tiempo haciendo a través de la oficina virtual de la Agencia Municipal de recaudación. Pero, no sé por qué, me encontré con que habían realizado cambios en la pasarela de pagos, y no había forma de que se “tragase” mi autoliquidación. Desesperado lancé al aire un par de comentarios en Twitter:

sufriendo un mal servicio #eGov de mi Ayuntamiento (Alcalá de Guadaira)… han cambiado la pasarela de pagos y no admite autoliquidación 😐

10:48 PM Oct 5th

encima el buzón de sugerencias de ARCA (Ayuntamiento de Alcalá de Guadaira) rechaza el envío… después nos quejamos de poco uso de #eGov 😦

10:49 PM Oct 5th

Pocos días después recibí un comentario en mi blog (no habían localizado mi dirección de email), de un concejal de mi Ayuntamiento en la oposición, para “intentar aclarar el asunto y evitar que vuelva a suceder”. Al comentario le siguió una cadena de emails que ha terminado, de momento, en un correo de la Agencia de recaudación del Ayuntamiento interesándose por la incidencia.

¿Aún dudas de la viabilidad del Open Government? Si los responsables públicos que ostentan el poder no “escuchan”, no habilitan instrumentos para facilitar la participación de la ciudadanía, otros lo harán. Será la oposición, o puede que las asociaciones y demás organizaciones civiles, o la propia ciudadanía, o puede que incluso, por qué no, los propios empleados públicos.

¿Qué prefieren nuestros líderes? ¿Nos escuchan o nos hacemos escuchar?

Un pensamiento en “el open government es imparable!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s