open government y universidad

Durante el último año se ha hablado mucho en la blogesfera pública sobre el concepto de open government (oGov). Como Javier Llinares, soy optimista y creo que la oGov va a impulsar la transformación de la Administración Pública en los próximos años. En su blog describe la idea de la siguiente forma:

Open government (oGov): define la forma de relacionarse entre la Administración Pública y los ciudadanos, que se caracteriza por el establecimiento de canales de comunicación y contacto directo entre ellos.

Una oGov es aquella que entabla una constante conversación con los ciudadanos con el fin de oir lo que ellos dicen y solicitan, que toma decisiones basadas en sus necesidades y preferencias, que facilita la colaboración de los ciudadanos y funcionarios en el desarrollo de los servicios que presta y que comunica todo lo que decide y hace de forma abierta y transparente.

Iñaki, de Administraciones en Red, añade a la conversación con los ciudadanos “también a las demás administraciones, y a otras organizaciones colaboradoras”. Para él, los principales rasgos de la oGov son los siguientes:

  • Las administraciones “open” escuchan las conversaciones que ya se están produciendo en la red sobre lo público, contribuyendo en ellas cuando su aportación pueda enriquecer la iniciativa surgida desde la ciudadanía.
  • Las administraciones “open” conversan con la ciudadanía, promoviendo su participación activa y teniendo en cuenta su opinión en la toma de decisiones.
  • Las administraciones “open” conversan entre sí, colaborando en el diseño y en la ejecución de las políticas públicas, en el diseño y en la prestación de los servicios públicos, y compartiendo recursos y servicios comunes.
  • Las administraciones “open” conversan con las organizaciones colaboradoras, con y sin fines de lucro, estableciendo alianzas de colaboración público-privada generadoras de valor social.
  • Las administraciones “open” comparten la información y el conocimiento, con el único límite de la protección y privacidad de los datos, y promueven la cultura colaborativa de la ciudadanía y de las empresas.
  • Las administraciones “open” utilizan y promueven la utilización de las herramientas de la web 2.0 y del software libre, favoreciendo un rol activo de la ciudadanía en la generación de contenidos y contribuyendo al desarrollo de programas de uso gratuito para la comunidad.
  • Las administraciones “open” promueven la generación del contexto adecuado en el que aflore la iniciativa social y se produzcan conversaciones entre la ciudadanía, las empresas, las organizaciones sin fines de lucro y los agentes sociales en general, para obtener respuestas satisfactorias a las necesidades y demandas de la sociedad. Y participan en la conversación cuando su aportación pueda facilitar o mejorar las soluciones a obtener.
  • Las administraciones “open” anteponen el interés general de la ciudadanía a los particulares de los partidos políticos, los cuerpos funcionariales, los sindicatos, los lobbies empresariales y demás grupos de presión.
  • Las administraciones “open” facilitan el crecimiento personal y profesional de todas las personas involucradas en su funcionamiento, entendiendo que la administración son “personas al servicio de las personas” y que la satisfacción individual contribuye a la de la comunidad.
  • Las administraciones “open” experimentan, asumen riesgos e innovan, en un camino sin fin (beta permanente) hacia una sociedad mejor.

Para evolucionar a este nuevo paradigma es necesario, como dice Javier Llinares, un cambio cultural, un cambio en los procesos, así como en la organización y forma de relacionarse las Administraciones Públicas. Cambios éstos ante los que, en mi opinión, las Universidades Públicas se encuentran en una situación privilegiada. Y es que es difícil encontrar una Administración Pública en la que su tamaño posibilite más los cambios necesarios que en las Universidades; en la que el grado de participación y exigencia sea superior al de la comunidad universitaria; en la que la generalización de las TIC esté más extendido que en los campus universitarios.UNIVERSITIC

Al hilo de esto último, el pasado día 6 la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) presentó el informe UNIVERSITIC 2008: las TIC en el sistema universitario español. En él se pone de manifiesto que las TIC se están utilizando de manera generalizada en todas las Universidades y constituyen un elemento fundamental en las tareas de investigación, en el proceso de enseñanza y aprendizaje y como apoyo a la administración y dirección universitaria.

Por otro lado, la convergencia al Espacio Europeo de Educación Superior está provocando grandes cambios en el sistema universitario. Cambios que suponen para la Universidad española nuevos retos cuya resolución exige consensos renovados. Para lograr estos consensos se ha elaborado la Estrategia Universidad 2015, como instrumento abierto que permita a la Universidad española hacer un diagnóstico de su situación actual, definir su posicionamiento en el horizonte del año 2015 y diseñar las líneas de actuación necesarias para alcanzar sus objetivos.

Quizás por ello, el momento actual sea una oportunidad para iniciar un cambio en el modelo de funcionamiento. Quizás sea el momento de iniciar el proceso de evolución del sistema. Evolución que, en mi opinión, sería interesante iniciarla mediante la puesta en marcha de proyectos experimentales para después, en función de los resultados, desarrollar un Plan Estratégico de Universidad 2.0.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s